martes, 22 de noviembre de 2011

Fueron dos palabras. Dos palabras y ocho letras.

¿Sabes? fueron unos meses estupendos. Hubo días horribles, en los que todo acababa por superarme pero en los que, sin darme cuenta, tú empezaste a estar, sustituyendo mis caras largas por sonrisas casi siempre. Llegaste así, de repente, sin avisar, como una de esas historias que nunca creí en las que, en los peores momentos, aparece algo que hace que cambien. Por aquí apareciste tú, que diste un giro de 180º a mi mundo, modelándolo a tu antojo sin apenas darte cuenta de lo que sucedía.
Tú con esa habilidad innata para que te quisieran, y yo con mi manía de quererte cada día un poco más. Nunca he vuelto a sentir esa confianza en alguien. Desde que te fuiste, el miedo a dar demasiado por una persona no me ha abandonado, y no te culpo. Después de tanto, todo esto era de esperar. 
Pero ya hace mucho tiempo de aquello, esos días en los que tu sonrisa no se borraba un segundo de mis pensamientos han quedado ya muy atrás. Ahora, supongo que han aparecido nuevas personas importantes, pero, sin duda, tú has sido el único capaz de hacer que mi mundo se detuviera, apenas unos segundos, simplemente para escucharte reír. 
 - ¿Y por qué me cuentas todo esto ahora?
 - No lo sé. Supongo que, de vez en cuando, el recuerdo de esos maravillosos días aparece por aquí y, aunque sé que no se repetirán, ni mucho menos, a veces pienso que necesito acabar de contar nuestra historia para poder empezar una nueva. Tú eras el único que no la conocía del todo, y eso que eres el protagonista. 


14 comentarios:

  1. Porque no se lo dijo antes, de todas maneras me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  2. me encanta, me siento muy identificada con el texto, simplemente genial :)

    ResponderEliminar
  3. Ahiiiii que bonitoo!! :)
    Me ha gustado mucho, es muy tierno y sincero!!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Yo misma no habría sabido escribir mejor mi historia, increíble, se me han puesto los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  5. Dios, increible esta entrada...
    Triste y al mismo tiempo tan bonita...

    ResponderEliminar
  6. Siempre me he preguntado una cosa ¿Cómo consigues ponerme los pelos como escarpias cada vez que escribes una entrada? Eres grande, tengo muchas ganas de ver como creces, como este pequeño frutito se convierte en un precioso árbol siempre con millones de cosas que contar, o mas bien que enseñar :) no cambies nunca y sigue así, porque lo sé y me lo demuestras cada día, llegarás lejos.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso texto me encanto el blog ya te estoy siguiendo te dejo mi blog así me seguís vos http://nadiedijoquelavidaesfacil.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la entrada, es triste que el propio protagonista no sepa el final de la historia en la que ha echo parte, aunque sea triste, aveces es veerdad...<3
    un abrazo, y te sigo el blog
    http://walklikeathief.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Por eso mismo de q era el protagonista y no conocía la historia bien, ahora debe pasar a ser un actor secundario.
    Besoss

    ResponderEliminar
  10. ¿Tú me dices a mi increíble? No perdona, no... Increíble este texto, que describe a la perfección el miedo a querer a otra persona por la una huella demasiado presenta de otra. ''...a veces pienso que necesito acabar de contar nuestra historia para poder empezar una nueva'', no puedo estar más de acuerdo con esa frase :)

    ResponderEliminar
  11. (Ese poder que tienen algunas personas para cambiar nuestra vida completamente)
    Hermoso♥
    Besos agridulces.-

    PD: Gracias por la sonrisita que dejaste en mi blog ^^

    ResponderEliminar