miércoles, 27 de julio de 2011

Carta a quien fuiste

Ha pasado tiempo. Mucho, en realidad, y supongo que lo sabes. Más bien, tengo la esperanza de que lo sepas dado que durante todos estos días no ha habido uno solo de ellos en los que no mirara sin pestañear a las agujas del reloj, suplicándoles que cambiaran de sentido.
¿Te acuerdas de mí? Pero qué digo... ni siquiera yo misma recuerdo a aquella chica que fui. Aunque tú también has cambiado. Todo ha cambiado, a mi parecer.
Dicen que los años no pasan en balde y creo, o deseo creer que, tanto a ti como a mí nos han ayudado. Al menos yo dejé atrás a esa persona que era cuando estaba junto a ti. Recopilé todo lo aprendido y, con el paso de los días, fui convirtiéndome en otra totalmente distinta. Supongo que tú habrás hecho lo mismo. Aún, desde la distancia, lo noto. Es un aire diferente, distinto al que ambos respirábamos cada mañana.
El tiempo pasó haciendo de las suyas, cambiando lo que creíamos que no cambiaría y moviendo nuestro mundo cada vez más centímetros. Dicen que esto es crecer. Si es así, yo he crecido, al igual que tú, pero he de reconocer que no olvido, y espero que tú tampoco.
Si te escribo esto es para decirte que, por fin, paso página. Que hago lo que debí hacer hace ya mucho tiempo. Sigo adelante sin más, dejando en su sitio todo lo que nunca debió moverse de su lugar. Pero, antes, he de pedirte algo.
Se que todo ha cambiado, que no somos los mismos y nuestros caminos mucho menos. Pero, por favor, no me olvides. Recuerda a aquella que fui a tu lado, a la de la carcajada permanente y los chistes tontos. A la de los abrazos a menudo y la música deprimente. 
Por un momento, sólo por un momento, deja volar tu imaginación. Toma una máquina del tiempo y regresa a aquellos días. Coge un pedacito de cada uno de ellos y guárdalo para siempre.
Yo, mientras tanto, seguiré recordando a aquel chico de sonrisa sincera y camisetas de dibujos. Ese que llamaba a las tres de la madrugaba para hablar de nada y al que me encantaba abrazar.
Se que ahora todo eso queda muy atrás, pero aún guardo la esperanza de que, en algún momento, esas dos personas que fuimos lleguen a reencontrarse y vivan todo aquello que el tiempo no les dejó vivir juntos. 


Recuerda hasta las cosas más simples. Siempre fueron las más importantes. 

15 comentarios:

  1. Preciosa entrada, da mucho que pensar. A veces tengo la sensación de que los recuerdos que conservo como tesoros sólo son importantes para mí...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me haces llorar.. puf.. no me gustaría pasar por lo mismo, aunque cada vez me acerco más.. Tengo miedo :/
    Escribes genial..
    un besito

    ResponderEliminar
  3. Gran entrada. Triste y nostálgica pero con un toque de positividad. Olvidar no es fácil, y dicen que la esperanza es lo último que se pierde. La clave está ahí, en quedarse con los buenos momentos, que por simples que sean, son los que hacen que la vida tenga sentido.
    ¡Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
  4. Me he emocionado y todo. En mi opinion tu mejor entrada, Un beso :)

    ResponderEliminar
  5. He llorado con ganas... y, el final, me ha matado. Perfecto.

    ResponderEliminar
  6. Me siento muy identificada con la entrada que has escrito.. no se pueden olvidar momentos así.

    ResponderEliminar
  7. Perfecto... Es que no me sale otra palabra.
    Muy, muy bonito. Yo siempre me fijé en esos pequeños detalles...
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Muy emotivo, la verdad es que es un texto muy bueno.
    Te sigo y te dejo aquí la dirección de mi blog por si te apetece pasarte:
    http://saulms.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. :O me encanta tu blog. esta muy guay q envidia jaja. te sigo
    y promoción xD http://elnidodelheden.blogspot.com/ pasate porfis

    ResponderEliminar
  10. Me has descrito.
    Yo también he pasado por una cosa así. Casi cada palabra podría salir de mi boca también.. :/
    Un besito enorme <3

    ResponderEliminar
  11. Me senti muy identificada, casi lloro :)
    Preciosidad
    *Besos

    ResponderEliminar
  12. Muchísimas gracias por tus palabras en la despedida de mi blog, de verdad. Sí, no eras de las que comentaba a menudo, pero hay una gran diferencia entre los que no comentan porque sólo les interesa llenarse de seguidores y los que no comentan pero te leen y les interesa. Y es fácil saber a quién le interesa porque le gusta lo que lee y a quién le interesa sólo por conseguir seguidores. Tú estabas en el primer grupo, te lo aseguro. Cómo digo, se nota a quién le interesa y a quién no ;)
    De momento, escribiré para mí, de todas maneras, dejé a disposición de todos mi correo (secretosavocesblog@hotmail.com) por si alguien de los realmente interesados le apetecía ponerse en contacto conmigo, y quién sabe si seguir leyéndome de manera "privada" por decirlo de alguna manera ;)
    Una vez más, te doy las gracias por tus palabras. Y como dije en mi entrada, seguiré leyendo "de incógnito" los blogs que me gustaban, así que no dudes de que seguiré leyéndote, que pocas personas han conseguido transmitirme tantas sensaciones como tú ;)
    ¡Un beso enorme y cuídate!

    ResponderEliminar
  13. Estoy orgullosa de mi por poder terminar de leer esto, porque las lagrimas no podían conmigo...Es increíble como unas cuantas palabras se pueden colar...y dios, darte un poquito de verdad a tu mundo, esta entrada a sido así,se ha colado dentro de mi, demasiado fuerte quizas...Se me recuerda mucho a lo que vivo ahora, después de tanto tiempo después de esa relación...que creo que tu conociste muy bien....Gracias, sigue escribiendo asi ,porque es perfecto.

    ResponderEliminar